Banner

¿Es el Día de Reposo Para Hoy? / 9ª. Parte

Por Dr. Robert A. Morey

Parte III-Un enfoque bíblico-teológico para el día de reposo


1.        El día de reposo es un concepto revelado en el contexto del pacto mosaico. Así, el sábado no apareció hasta la época de Moisés. El argumento ordenanza de la creación oscurece la naturaleza de “señal” de pacto  del día de reposo. Esta es la razón de porque los Sabatistas aún tienen que desarrollar el carácter de pacto distintivo del día de reposo como una prueba o señal de obediencia del pacto con Dios (cf. Éxodo 31 12-17; Isaías 56: 4-7; Deuteronomio 5:11.).
2.       Cuando el concepto del día de reposo fue introducido por primera vez, sólo significó el descanso físico. No tenía connotaciones espirituales en absoluto (Éxodo 16). A medida que la historia de la redención se desarrolló, el concepto del día de reposo se profundizó en su significado y comenzó a tener un significado espiritual. La adoración a Dios en privado y público se convirtió poco a poco parte del sábado.
3.       Si el día de reposo había sido instituido desde la creación del hombre, se hubiera profundizado más allá del mero descanso físico en el momento del Éxodo 16. Puesto que día de reposo no desarrolló connotaciones espirituales hasta los últimos profetas, esto revela que no podría haber sido observado desde el principio de la historia. El despliegue y la profundidad proceso dinámico de la verdad bíblica no habría estado estancada desde Adán hasta Moisés.
4.      Mientras el carácter del desenvolvimiento espiritual del día de reposo se desarrollaba, vino a significar un día de "descanso en Dios," un descanso de la fe en Dios y un día en la adoración a Dios.
5.       Pero los fariseos de la época de nuestro Señor exteriorizaron el día de reposo y lo hicieron un día de oscuridad. Ellos manifiestan un celo legalista y atención a la estricta observancia externa del día. Trataron de deshacer y revertir el desarrollo significado espiritual dinámico del día. No vieron que el día de reposo era esencialmente escatológico en naturaleza y que prefiguraba la era mesiánica en la que los creyentes descansaban de las obras de muerte por tener una conciencia sin ofensa debido a la obra perfecta de Cristo en la cruz (Hebreos 4:1-16, 10:1-25; Colosenses 2:14-17).
6.      El Señor del sábado ha dado paso a la era del sábado. La sombra de un sábado semanal ya no es necesario porque lo que prefiguraba ha llegado.
7.       El reposo semanal es parte de la “promesa” del Antiguo Testamento  y no tiene lugar en el “cumplimiento” del Nuevo Testamento. La observancia del sábado ha cumplido su propósito y, de la manera en que se quita el andamio alrededor de un edificio una vez que el edificio esté terminado, así el día de reposo semanal ha sido abolido por Cristo, el maestro de obras del nuevo templo, que es el nuevo Israel de Dios, la Iglesia.
8.      Esperamos un mayor cumplimiento de la época de reposo. Prefigura el reposo de los santos en el Cielo y el estado eterno.
9.      El sabatismo  es retrógrado y reaccionario. Trata de detener la dinámica de desarrollo del carácter escatológico del sábado. Intenta hacer retroceder las manecillas del reloj de la historia redentora, manteniendo la sombra e ignorando la realidad que ha arrojado la sombra. Vamos adelante con fe y abrazar la realidad que ha arrojado la sombra del sábado semanal. 


Conclusión


La posición sabatista no puede ponerse sostenerse bajo el escrutinio estrecho exegético. En su lugar, necesitamos desarrollar una teología práctica de nuestros deberes corporativos del Evangelio a la luz de pasajes como Hebreos 10:25. 

Parte IV- Una Breve Teología de la Adoración Cristiana Colectiva


1.        El "Día del Señor", históricamente se ha identificado con el domingo, llamado en el Nuevo Testamento "el primer día de la semana", que es el día en que Cristo resucitó de entre los muertos. Esto es verdad y se ha demostrado a tal grado en los debates contra los adventistas por escritores como Walter Martin, que no vamos a desarrollar aquí el argumento (Walter Martin, La Verdad Sobre el Adventismo del Séptimo Día (Zondervan:. 1965) El hecho de que el domingo se haga referencia específica en el Nuevo Testamento como sabbaton mia (literalmente, "el primero después del sábado") debe plantear serias dudas acerca de la conveniencia de identificar el sábado y el domingo. El Nuevo Testamento claramente designa el domingo como un día que no sea el “Sabbath.”
2.       El domingo por la mañana, los cristianos históricamente se han reunido para la adoración, la comunión, la instrucción y las ordenanzas del Bautismo y la Cena del Señor. Esto es obvio a partir de las apariciones después de la resurrección de Cristo (todos los cuales tuvieron lugar en "el primero después del sábado"), la información en el libro de los Hechos y la historia posterior de la iglesia primitiva.
3.       Lo que debemos hacer cuando nos reunimos se da en el Nuevo Testamento a modo de ejemplo y de mandamientos. Los ejemplos y comandos que se encuentran en Hechos 2: 41-42; 20: 7; I Corintios 5: 4; 11:2, 23ff.; 14:26; 16: 2; y Hebreos 10:25. Estos pasajes delinean los elementos esenciales. Debemos asistir a la reunión de los santos para oír la predicación, participar en las ordenanzas, dar ofrendas, y ministrar unos a otros en el contexto del Cuerpo de Cristo. A la luz de estas enseñanzas del Nuevo Testamento, hay varias razones teológicas (como el primer día que es el momento de la resurrección y Pentecostés) de porque los cristianos prefieren reunirse el domingo. Pero no hay instrucciones bíblicas que afirmen que es pecado que los hermanos se reúnan algún otro día. La verdad es que el Nuevo Testamento hace hincapié en nuestros deberes corporativos, no un día en el que se deben cumplir esos deberes. El pecado se comete si estos deberes no se cumplen en la vida del cristiano, pero no hay indicios de se cometa pecado por el cumplimiento de estos deberes en el día "equivocado".
4.      Si usted fielmente cumple con sus obligaciones corporativas del Nuevo Pacto en el día de adoración en la iglesia local en la que es miembro, entonces usted es libre de hacer lo que Dios conduzca a hacer. Nadie tiene el derecho de establecer reglas extra-bíblicas con respecto a lo que puede y no se puede hacer en el día de la adoración (Col. 2:16). Su conciencia debe estar bajo Dios y Su Palabra, y no esclavos de la tradición o las leyes de los hombres.
5.       Nuestra reunión debe ser un momento de gran alegría y regocijo, porque Cristo ha introducido en el "Año del Jubileo" y ha proclamado libertad por toda la Tierra. Nuestro tiempo de reunión debe llenarse de alegría y compañerismo cristiano. La resurrección de Cristo significa esperanza, vida y gozo. Estas cosas –no miedo o pesimismos – deben caracterizar nuestras reuniones corporativas.
6.      Puesto que la libertad cristiana (con referencia a la observancia o inobservancia de días) es claramente para regular estos asuntos externos, ningún cristiano debe juzgar a otro cristiano en materia de libertad personal (Rom 14: 4-23; Col. 2:16; Gal 5:1). 

Parte V— Observancia del Sábado en la Historia de la Iglesia


1.        La Iglesia primitiva no veía ninguna relación entre el día del Señor y el Cuarto Mandamiento. El sábado fue visto como una ley ceremonial cumplido en Cristo (Phillip Schaff, Historia de la Iglesia Cristiana, Vol. I, pp. 477-479; Vol. II, pp. 202-205; Vol. III. pp. 378-385).
2.       La Edad Media produjo la unión de la iglesia y el estado, comenzando con Constantino. El sábado fue introducido por líderes religiosos y civiles de mentalidad teocrática que redactaron las leyes civiles del Antiguo Testamento. El sabatismo tuvo su mejor día en el período escolástico de la teología católica romana (RA Morey, Exclusive Psalmody, Research and Education Foundation, 1975, pp. 41-56).
3.       Los pre-Reformadores y primeros reformadores echaron el Sábado Medieval Católica y regresaron a la teología de la iglesia primitiva (Dr. Richard Gaffin, Calvin y the Sabbath,WTS thesis).
4.      El período puritano continuó la tradición de la unión iglesia-estado y en este contexto se restableció el sábado en sus teocracias del siglo XVII. Fue un regreso al pensamiento católico escolástico.
5.       Hoy en día, sólo dentro de la comunidad reformada existe algún intentnto serio de revivir la posición sabatista cristiana. Para algunos, se ha convertido en una vaca sagrada o una consigna teológica. Al mismo tiempo, los estudios de la Reforma sobre la posición de los primeros reformadores están reviviendo la posición Reformada Continental que es la posición de este autor.
6.      Las Sectas Sabatistas a menudo hacen del guardar el séptimo día sábado esencial para la salvación. Esto revela que están predicando la salvación por obras y no por gracia. Son como los fariseos que van  procurando establecer su propia justicia. Su juicio es justo.

Conclusión


El sábado era una ley ceremonial que apuntaba hacia atrás a la Creación y adelante a la salvación por la fe. Fue ceremonial en naturaleza, función y atributos. La posición Continental reformada se confirma así como la mejor comprensión de los datos bíblicos. 

Lectura Sugerida


John Calvin, Institutes of the Christian Religion, Book II, Chap. 8, sec. 8, sec. 28-34.
From Sabbath To Lord's Day, ed. DA Carson, (Zondervan: Grand Rapids, 1982). Richard Gaffin, Calvin and the Sabbath, unpublished Th. inédito. M. thesis at Westminster Theological Seminary.
James Hessey, Sunday: Its Origin, History and Present Obligation (Cossell: London, 1889). Gary North, “The Economics of Sabbath Keeping,” in RJ Rushdoony's The Institutes of Biblical Law, (P & R: 1976) pp. 824-836.
Hiley Ward, Space-Age Sunday (Macmillan: 1960).
Robert Morey, An Examination of Exclusive Psalmody (New Life: 1974).