Banner

¿Es el Día de Reposo Para Hoy? / 2ª. Parte

Por Dr. Robert A. Morey

 

Parte II —Un Examen de los Argumentos Sabatistas

El Argumento “Ordenanza de La Creación”

La posición Sabatista –Dios instituyó la observancia del sábado como una ordenanza de la creación.

El Examen de Este Argumento

¿Qué es una "ordenanza de la creación?"

 

Respuesta: Una actividad o institución que Dios estableció en la creación para toda la humanidad para observar perpetuamente hasta el fin del mundo. Algunas de las ordenanzas de la creación obvias son actividades tales como el trabajo (Génesis 1:28; 2:15, 20) y el mandato cultural (Génesis 01:28), o instituciones como el matrimonio (Génesis 2: 8) y la familia (Génesis 2:24).

¿Qué se necesita exegéticamente para probar que guardar el sábado es una “ordenanza de la creación”?

Respuesta: Para demostrar que la observancia del sábado es una ordenanza de la creación, debe encontrarse en el relato de la creación una o más de las siguientes cosas:

  1. Un mandamiento dado al hombre para mantener una semana de siete días.
  2. Una orden dada al hombre para descansar el séptimo día.
  3. Un ejemplo del hombre descansando el séptimo día.
  4. Una explicación de por qué el hombre debe descansar el séptimo día.

Los hechos difíciles exegéticos son que no hay un solo mandamiento, ejemplo o explicación para la observancia del sábado en el relato de la Creación. No hay absolutamente nada en Génesis 1 al 3 o en otro lugar como para justificar el supuesto de que la observancia del sábado fuese una ordenanza de la creación. Este argumento sabatista no se basa en las Escrituras.

Pero acaso ¿no ese encuentra la ordenanza de la creación del sábado en Génesis 2: 1-3?”

Respuesta: No, la palabra "sábado" no aparece en el texto. Un enfoque bíblico-teológico demostraría que Génesis 2:1-3 es el comentario de Moisés mirando hacia atrás a la época de la creación dentro del contexto de su propia comprensión de los Diez Mandamientos y no una referencia a la comprensión de Adán en el principio de la historia. No se dice en el texto que "el hombre" o "animales" santificaron el día o que descansaron. Se trata de una simple declaración de que la obra creadora de Dios inmediatos había terminado. Que Dios "descansó" es claramente una declaración antropomórfica [es decir, atribuyendo características humanas a Dios], porque Dios no se cansa y por lo tanto no necesita descanso.

Pero si se menciona el séptimo día. ¿No prueba esto que es una ordenanza de la creación?”

Respuesta: No necesariamente. La desnudez y el vegetarianismo son también una parte de la historia de la creación. Pero, ¿quién afirmaría a estos elementos como ordenanzas de la creación sólo porque se mencionan? Además, el séptimo día fue santificado, no el primer día después del sábado (en griego, mia sabbaton), que es el domingo.

“Pero ¿acaso Génesis 2: 1-3 no sirve  como un patrón o modelo que debemos seguir?”
Respuesta: Esperamos que no. Después de que Dios trabajó seis días y reposó en el séptimo día y El ha estado "reposando" desde ese momento (Hebreos 4:10-11). Dios no comenzó otro ciclo de seis días de trabajo y uno de descanso. Por lo tanto, si el hombre debe seguir el ejemplo de Dios, entonces él tendría que trabajar seis días en el comienzo de su "carrera" y luego descansar hasta el final de su vida!

En cualquier caso, para demostrar que la observancia del sábado es una ordenanza de la creación, se debe mostrar un ejemplo de que el hombre había estado guardándolo. Dado que esto es cierto para cualquier otra ordenanza de la creación, ¿por qué guardar el sábado debe ser exento de esta regla de fe?

Además, Adán nunca hubiera sido capaz de observar un día de reposo adecuado porque el séptimo día de Dios fue sólo el segundo día de Adán, mientras que el séptimo día de Adán fue el quinto día de Dios. ¿Qué día séptimo guardó Adán?

Si Génesis 2: 1-3 es una ordenanza de la creación, entonces el séptimo día es reposo permanente, pues el texto no dice: “Dios santificó un día de cada siete,” sino, “Dios bendijo y santificó el séptimo día.” Los sabatistas cristinos siempre pasan por alto este hecho.

Todos los pasajes bíblicos, como Nehemías 9: 5-38 (cf. vs. 13-14), que nos dan un resumen de la historia redentora, siempre colocan el comienzo del sábado con Moisés y no en Adán. Si la observancia del sábado comenzó en la creación, sin duda, la Escritura lo hubiera colocado allí cuando se estudia la historia del mundo, pero no es así.

No se hace mención de una semana de siete días como está mandado u observado en el relato de Génesis de la creación. Ningún ejemplo, mandamiento o precepto se puede dar desde el Génesis 1-3. Mientras que una semana de siete días aparece más adelante en la historia de la redención, no hay evidencia de que Adán y Eva observaron tal medición de tiempo.

“Se me ha dicho que todas las culturas antiguas siguieron una semana de siete días. ¿Es esto cierto?”

Respuesta: No, no es cierto. La antropología y arqueología han demostrado de manera concluyente que varias culturas antiguas utilizaron diferentes formas de medir el tiempo (semanas de 13 días, la semana de 9 días, etc). Si el sábado fue una ordenanza de la creación, sin duda habría sido observado por las culturas antiguas del mismo modo que guardaron todas las ordenanzas de la creación válidas. Una verdadera ordenanza de la creación es universal, pero la observancia del sábado no lo es.

“Pero no tienen los hombres y los animales un ciclo natural de siete días?”

Respuesta: No, no lo tienen. Varias pruebas psicológicas han demostrado también que no hay ritmo de tiempo biológico o reloj para una semana de siete días en el hombre o los animales. Diversas pruebas se han hecho con los hombres y los animales aislados para ver si existe un reloj de tiempo incorporado. La evidencia es concluyente de que ni el hombre ni los animales son observadores del sábado por naturaleza o existencia.

La observancia del sábado no tiene nada que ver con el bienestar psicológico o fisiológico del hombre. Hombres y animales normalmente descansan en y no de su trabajo. El argumento clásico sabatista que afirma que la observancia del sábado se constituye físicamente en los hombres y los animales debe ser enterrada para siempre.